jueves, 10 de noviembre de 2011

Gorraiz, Gorraiz.

El día no salio bueno, pero algunos si dieron la vuelta dándose un remojón de aupa.
El segundo sector fue mejor para los asistentes, sin falta de cojer la flaca, y el líquido elemento
un crianza del 2006, hicieron las maravillas de la jornada.
Iniciamos el segundo sector con la entrada a la ante sala del comedor, el secretario en compañía de bellas Señoras se encuentra en la puerta echando humo del prohibido por las autoridades competentes, pasamos para adentro, y vemos a la multitud hablando en alto, y saludando a unos y a otros nos damos cuenta que a más de uno cuesta reconocer. Una vez saludados pasamos a la zona de ataque, pero esta vez sentado y sin pedalear, vemos en la tarjeta del menú, el logotipo del
Club Ciclista Eguesibar gravado con los colores correspondientes.
Unas bellas camareras vestidas con el traje típico del Castillo Palacio de Gorraiz, se acercan con
los primeros platos para servirnos, las copas vacías fueron servidas por las bellezas del castillo,
sonrientes y muy agradables.
Una pena fue que algunos de los que pudieron estar sin retrasar la comida por el puente, no pudieron este día, y otros que dijeron que les pillaba el puente y no podían , estos tampoco estuvieron. De todas las maneras, la comida y el vino van haciendo sus travesuras, cuatro brindis
y buen trago. Los postres con cafés y copas nos pusieron a punto para dar una vuelta por las mesas redondas y amenas de las distintas unidades de la grupeta.
Unas botellas de champán por cuenta de la casa también llevaron su repaso y de ahí a la discoteca, que en un principio parecía que hacia fresco, pero pasados unos kilómetros, se puso
aquello a cien, El Ferrari, Goikoetxea y un espontáneo calentaron el ambiente de lo lindo. El espontáneo dando una exhibición de pases de baile, dando un paso de espalda en el suelo y saltando para arriba como si tal cosa, ¡¡pero agarraros!!, ¿Quien pensáis que realizo también ese pase de baile?,,,,,,,,, Don Pepe, sorprendiendo a propios y extraños, otra exhibición por parte del espontáneo fue con un vaso, dio unos giros de muñeca y para finalizar, soltándolo para arriba y cogiéndolo a la caída, sin derramar ni gota. La marcha continua con unas fenomenales mejicanas, agarrando a las parientas y aprentando en las vueltas.
El tiempo va pasando deprisa y sin darnos cuenta se nos va haciendo la hora a todos, que mañana es día de escuela.
Hasta el sábado que anuncian bueno, ojo al viento.
Nos vemos como dice el Maestro, con la flaca. Agur
José.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.