sábado, 6 de octubre de 2012

A rodar.


Metidos en el mes de octubre con el cambio de hora nos vamos adentrando en el otoño, el fresco de las mañanas se va notando un poco mas cada día. Las predicciones para este fin de semana son lujosas para estas fechas. Tendremos que ir preparando a las flacas con los neumatitxis de invierno y el correspondiente guarda barros.

Numerosa salida la de hoy en el polideportivo municipal, que ha aumentando al paso de la localidad de Villava. 
Metidos en la 121 rodando hasta el cruce de Orrio e iniciando la subida, con ritmo cómodo apreciando un escapado a pocos metros. La calzada estrecha hace que pongamos atención cuando nos cruzamos con vehículos o somos superados por ellos, las bajadas mejor en fila de a uno para poder hacer una trazada rápida y segura. Llegamos al cruce doblando a derechas dirección Marcalain, vemos por delante un grupo que al parecer se quieren batir en al subida a Marcalain, el maillot de puntos esta a un sin definir.
Por detrás vamos haciendo cicloturismo del bueno, pasado Ollakarizketa conversando con Emilio, cogiendo dirección Larrayoz Nuin hay una subida con un buen asfalto, y una vez llegado al alto tiene unas hermosas vistas de la comarca.

Subida a Markalain con ritmo asequible, llegado el alto la gente huele a cumbre y se aceleran unos pocos metros. la bajada sin apretar demasiado para que los de detrás vuelvan a conectar. subida Guelbenzu ritmo suave y parando en el alto para reagrupar, pasados unos instantes aparecen y continuamos de nuevo.
El viento a favor hace que se circule a buen ritmo por las distintas localidades. Llegado el cruce de Orokieta doblamos a derechas e iniciamos el primer tramo de ascensión. Observamos un bello paraje de arbolado que hace sentir al cicloturista un orgullo especial. 
A falta de doscientos metros o mas para llegar al alto nos cruzamos con los flechas que han disputado los puntos de la montaña, llegamos al alto y para abajo hasta la localidad de Orokieta, lugar donde montamos el almuerzo. Buena charla, coca-cola, etc.

Nos ponemos en marcha poco a poco e iniciamos la aceleración, nos metemos en un grupo demasiado vivo, rebasando el cruce de Ilarregui e iniciada la bajada, comentando con Franki de esperar al segundo grupo, nos ponemos de acuerdo y sin terminar de hablar aparece el grupo como un obús, teniendo que volver acelerar a toda pastilla. El ritmo es endiablado, a relevos los fuertes, superando los cuarenta kilómetros por hora. Rotonda de túneles de Ezkaba; sigue sin ser nuestro fuerte, se corta el grupo por tráfico fluido rebasando por el arcén sin muchos miramientos. Grupo cortado a un kilómetro de META. 

(El equipo de redacción)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.