miércoles, 4 de diciembre de 2013

Alfonsina.

Alfonsina, única mujer en correr una gran vuelta


Por problemas de dinero entre la organización, los equipos y los corredores, a la salida del Giro de 1924 faltaban muchos de los más afamados corredores de la época por inscribirse. Para completar el pelotón, los organizadores abrieron la posibilidad a corredores individuales; incluso ofrecían alojamiento y manutención a los 90 corredores que se animasen, incluyendo 600 pollos, 720 huevos, 4.800 plátanos, carne, agua mineral y más alimentos para convencerles mejor por el estómago.
Con el número 72 se apuntó Alfonsina Strada Morini, una mujer de la región de Emilia apodada el “demonio en vestido” a la que su marido le regaló una bicicleta como regalo de bodas. Se inscribió bajo el ambiguo nombre de Alfonsin por lo que se supone que no se sabía nada a cerca de una mujer ciclista hasta la salida por lo que el director de La Gazzeta y organizador, Emilio Columbo, decidió dejarla partir.

Alfonsina Strada


Teníamos muchas ganas de traer una historia así, reivindicando la mujer en el ciclismo, ya que, si bien el número de ciclistas mujeres no para de aumentar últimamente su repercusión en los medios y en la competición sigue siendo casi inexistente a diferencia del triatlón donde si tienen un papel reconocido o la bicicleta de montaña.
En las primeras 7 de las 12 etapas de aquel Giro, Alfonsina lo hizo bastante bien pero en la octava etapa, en un día de perros, llegó fuera de control tras muchos problemas incluyendo pinchazos y la rotura del manillar. Descalificada; el ciclismo es duro.

Alfonsina Morin strada


Pero Columbo, el organizador del Giro, muy consciente del evidente tirón mediático que le estaba suponiendo la presencia de una corredora en el Giro, le ofreció completar el Giro aunque no entrara en las clasificaciones oficiales.
Tras completar los 3.610 km. de aquella edición del Giro. Alfonsina Strada entró en Milán el olor de multitud.
Siguió montando toda su vida y debió ser bastante conocida en Italia como se denota del comentario del escritor Dino Buzzati, autor de nuestra querida novela-cuento “Bárnabo en las montañas”. Asegura haber intentado seguirla cuando la vio montando en bici por un parque de Milán y explotar tras dos vueltas.

Alfonsina y la Guzzi
Alfonsina y la Guzzi

Alfonsina, un ejemplo de personalidad propia, una historia diferente como la de muchos héroes, conocidos o desconocidos, que salpican la historia del ciclismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.