jueves, 1 de diciembre de 2011

Induraín, un ciclista humilde ante el éxito.

El triunfo no significa sentirse superior a nadie.
En los siguientes cinco años el tour lo proyectaría al lugar que hoy ocupa entre los consagrados del ciclismo mundial como Jacques Anquetil, Eddy Merckx y bernar Hinault, todos ellos pentacampeones de la Ronda Gala. "No quiero cambiar", dijo en su momento Induraín "me gusta como soy, he llegado muy alto y estoy a gusto con mi vida, pero nunca me he sentido superior a nadie". Su humildad bajo la aureola de la victoria y su altivez en la derrota dejaron huella en el pelotón internacional.


José.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.