lunes, 26 de diciembre de 2011

Ruta típica.

Buscar una zona cálida a finales de año suele ser un tanto difícil o imposible. buscar un recorrido a gusto de todos es una chiripa. Buscar un recorrido acorde evitando zonas sombrías con bajadas pronunciadas, y tomar a mitad de recorrido un café esnea  es lo más acertado.

Partimos valientemente un 20% del Club ciclista Eguesibar dirección a la villa rodeada parcialmente por un meandro del río Salazar. Ambiente frío ya marcado por la flaquica de la eitb que nos ha hecho colocarnos todo tipo de prendas de abrigo. La marcheta inicial marcada por un Pascual y un Luis nos ha ido quitando el frío poco a poco, vamos viendo unos campos helados con el color característico. Sal en abundancia por la NA-150, al chofer del camión se le ha escapado la palanca de regulación. Los relevos se van sucediendo, llegando al alto de las ventas de Mendioroz e iniciando la bajada sentimos un aire que se nos va colando hacia el interior, dando pedales para no perder ritmo ni temperatura nos presentamos en la recta del llano de Liberri con alegría Navarra. Cruzamos Villaveta en compacto pelotón volviendo a lanzarnos y agachando el cabesa en la bajada que nos conduce a la localidad de Aos. Los parajes que nos rodean cubiertos por una manta blanca hace pensar que una buena foto colgada en el blog vale más que mil palabras, la próxima le diremos a Pepe o Aitor que lleven el trípode y la pentax, con sensibilidad iso hasta 25600, estabilizador 3D en sensor. Arremetemos el repecho del cruce de Elcoaz, el ritmo marcado es agradecido por todos, la bajada sin dejar de dar pedales atravesando la localidad de Artieda por la calle de arriba, y continuar en la recta que nos llevara a la localidad de Ripodas, que por la calle de abajo encaramos y preparamos la meta volante de la Villa enclavada al píe de la sierra de Leire. Una vez atravesado el río Areta, el colega Mariano nos a puesto un ritmo de los de Cancelara, nos ha estirado una vértebra a todos y llegar a Lumbier un tanto rotos. Sorpresa al encontrar el bar Iru-bide cerrado, nos dirigimos al centro del pueblo para encontrar una cafetería y tomar un buen café esnea, local caliente y acogedor. Efectivamente lo encontramos, Panaderías Navarra, una bella señorita nos atiende, simpática y con paciencia. Charlamos mientras degustamos un buen café, frío en las manos unos, frío en los pies otros, y otro fuera calle arriba y calle abajo. Las prendas de abrigo van cogiendo temperatura poco a poco. Salimos del local  notando un descenso de temperatura mas que notable. Montamos en la flaka por la C/ Mayor dejando atrás la localidad, vamos templando cuerdas con ritmo admirable por parte de los fuertes, observando a un Pascual super motivado, viejo conocido de batallas inconmensurables en competición. 
El astro considerado como el centro de un sistema planetario, coge mas altura y fuerza para dejar los parajes sin la manta blanca que hemos tenido hasta ahora. El grupo va compacto en conversación con el nuevo calendario que ha preparado Fernando, alguna sorpresa parece que tiene, se subirá el Mortirolo, no ha desvelado la etapa en cuestión. Dejando atrás las distintas localidades como Ripodas, Artiedad,artajo, etc etc, enfilamos la recta de Liberri donde podemos apreciar montones de sal del camión de la diputación, quedando claro que la palanca de regulación se le ha escapado al chofer. Urroz, localidad que anima a la aceleración por parte de los fuertes, repecho de Lerruz coronando a veinte por hora, el grupo se rompe, los fuertes aflojan ritmo y vuelve a ser el grupo compacto. Continuamos  a buen ritmo, que por el alto de Mendioroz la tensión aumenta con un Mariano intratable, los demás a rueda con la vértebra desencajada. Las rotondas de Egüés a cien, rotonda Alzuza perdemos unos metros, rotonda Itaroa unos para un lado y otros para otro. 

Agur.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.